El Nokia 3310 marcó a todos los usuarios de celulares en los inicios de la década del 2000. Y es que no solamente se trataba de uno de los primeros celulares sin antena, sino que también, su gran resistencia a golpes, pisotones, salpicaduras e incluso aparatosas caídas hicieron que actualmente se le recuerde con cariño; como un fiel teléfono móvil, que si bien no tenía los adelantos que poseen los de hoy, tenía resistencia a los avatares de la vida.

Es rescatando ese sentido, y subrayando que lo durable no es sólo cosa del pasado, que Nokia lanzó un video mostrando todos los maltratos que son capaces de recibir sus actuales modelos.