Parece impensado que las bacterias ayuden a la descontaminación, pero unos investigadores de la Universidad de Texas en Austin de la Universidad de Loxa, lograron modificar genéticamente a la bacteria E.Coli, con el fin de que éstas se volvieran adictas a la cafeína y con esto ayudar a un fin medioambiental.

Sí, porque estas bacterias creadas con la bioingeniería sería capaces de ser utilizadas para diversos fines, y uno de esos sería la descontaminación de las aguas residuales, un grave problema de contaminación actual por parte de las grandes industrias.

Pero no sólo eso, porque estas bacterias adictas a la cafeína también sería fundamentales para la bioproducción de medicamentos efectivos para combatir el asma, de modo que podrían resolverse dos problemas en uno. Por supuesto, la clave de por qué deben ser adictas a la cafeína es porque la principal contaminación proviene de productos con este compuesto, tales como bebidas, té, chocolates, etc.

Específicamente, los científicos tenían como base el conocimiento de que existía una bacteria natural en el suelo denominada Pseudomonas putida CBBS, la cual vive sólo de cafeína, por lo que lo que hicieron fue transferir este engranaje genético que le hace posible a P. putida el descomponer la cafeína. Es decir, el traspasaron los genes a la bacteria E. coli, que es de más fácil y rápido crecimiento, por lo que sería más eficaz para el propósito de la descontaminación.

Más información en Tendencias 21