Una enzima comúnmente utilizada para tratar graves septicemias consiguió detener en ratones de laboratorio el avance de la enfermedad de Charcot, conocida como esclerosis lateral amiotrófica y cuyo afectado más famoso es el reconocido físico británico Stephen Hawking.

La investigación, publicada en el Journal of Clinical Investigation reveló que la enzima C activada, conocida también como drotecogina, logró enlentecer el avance de la enfermedad en los roedores inoculados con una forma muy agresiva de la enfermedad fatal, prolongando un 25% la vida de los enfermos y aumentando el tiempo en que los músculos se mantienen funcionales.

Los investigadores se mostraron contentos con el hecho de que la sustancia sea de uso común, agregando que viene un periodo de investigación de 5 años antes de experimentar en humanos.