Ser una persona mañanera podría estar en tus genes.

Ciertas variaciones genéticas ocurren con más frecuencia en las personas que se identifican por tener un estilo de vida tempranero o mañanero, ha encontrado un estudio del ADN de casi 89.000 personas.

Los investigadores encontraron 15 lugares diferentes en secuencias genética que tienden a variar entre gente de la mañana y de la tarde (como la gente se describió a sí misma). Siete de estos marcadores genéticos se produjeron cerca de genes implicados en la regulación de los ciclos diarios de cada uno, o ritmo circadiano.

La gente de la mañana, que tienen más probabilidades de ser mujeres, eran menos propensas que las personas de la noche para tener insomnio o apnea del sueño. Pero estas condiciones no parecen ser controladas directamente por ajustes genéticos encontrados en el estudio, y que fue publicado el 2 de febrero en Nature Communications.