El proyecto Wing, el servicio experimental de entrega de drones de Google (Alphabet), acaba de lograr un importante hito y está en la mira de convertirse en una realidad cotidiana.

Casi un año después de obtener la aprobación del gobierno de EE.UU., el personal del proyecto Wing anunció que acaba de completar una prueba importante organizada por la Administración Federal de Aviación y la NASA.

El desafío del proyecto implicó a tres drones separados que funcionaban dentro de una proximidad relativamente cercana el uno al otro, volados por un solo operador. Los drones realizaron entregas básicas en el rango de pruebas mientras esquivaban edificios, terreno y especialmente entre sí.

“Flota” de aviones de correo

Tener varios aviones trabajando cerca de otros es crítico porque, según James Ryan Burgess, corresponsal de Wing, podría haber “flotas con miles de [sistemas de aviones no tripulados] en el aire en cualquier momento”.

Con la prueba multi-dron completada, el proyecto Wing dice que el siguiente paso es refinar su plataforma para soportar un número mayor o más complejos de vuelos, al mismo tiempo asegurándose de que puede ser utilizado junto con otros sistemas de control de tráfico aéreo.

Aunque al parece Google tiene mucho más trabajo por hacer, su éxito más reciente con el proyecto Wing significa que podríamos estar recibiendo nuestros próximos pedidos desde arriba y antes de lo que pensábamos.