La capacidad cognitiva se reduce significativamente cuando un teléfono inteligente está a tu alcance, incluso si está apagado. Ése es el hallazgo de un nuevo estudio de la Escuela de Negocios McCombs de la Universidad de Texas en Austin.

El profesor adjunto de McCombs, Adrian Ward, y los coautores realizaron experimentos con casi 800 usuarios de teléfonos inteligentes en un intento de medir, por primera vez, lo bien que la gente puede completar las tareas cuando tienen sus teléfonos inteligentes cerca e incluso cuando no los usan.

En un experimento, los investigadores pidieron a los participantes del estudio que se sentaran en una computadora y tomaran una serie de pruebas que requirieran concentración completa para poder obtener buenos resultados. Las pruebas se orientaron a medir la capacidad cognitiva disponible de los participantes, es decir, la capacidad del cerebro para almacenar y procesar datos en un momento dado. Antes de comenzar, los participantes tuvieron que aleatoriamente colocar sus teléfonos inteligentes en el escritorio boca abajo, en su bolsillo o cartera, o en otra habitación. Todos los participantes fueron instruidos para que sus teléfonos fueran silenciados.

Los investigadores encontraron que los participantes con sus teléfonos en otra habitación superaron significativamente a aquellos con sus teléfonos en el escritorio, y también superaron ligeramente a los participantes que habían mantenido sus teléfonos en un bolsillo o bolsa.

Los hallazgos sugieren que la mera presencia de un teléfono inteligente reduce la capacidad cognitiva disponible y deteriora el funcionamiento cognitivo, a pesar de que las personas sienten que están dando toda su atención y enfoque a la tarea a mano.
Los investigadores también encontraron que los participantes que eran los más dependientes de sus teléfonos inteligentes rindieron peor en comparación con sus pares menos dependientes, pero sólo cuando mantuvieron sus teléfonos inteligentes en el escritorio o en su bolsillo o bolsa.

Ward y sus colegas también encontraron que no importaba si el teléfono inteligente de una persona estaba encendido o apagado, o si estaba boca arriba o boca abajo sobre un escritorio. Tener un teléfono inteligente a la vista o de fácil alcance reduce la capacidad de una persona para concentrarse y realizar tareas porque parte de su cerebro está trabajando activamente para no recoger o utilizar el teléfono.

“No es que los participantes estuvieran distraídos porque recibían notificaciones en sus teléfonos”, dijo Ward. “La mera presencia de su teléfono inteligente fue suficiente para reducir su capacidad cognitiva”.

Fuente: Paper