Una técnica inspirada en los libros pop-up (libros animados) no sólo permitiría la construcción más rápida de robots pequeños, sino que también la fabricación de otros dispositivos electrónicos, asegura el equipo a cargo, pertenecientes a la Universidad de Harvard.

Esto es posible al combinar todos los componentes de los robots en diferentes capas, y luego sobreponer cada pieza de metal o de fibra de carbono en una sola lámina. Primero, cada capa se graba con su propio diseño con un láser para luego juntar todas estas capas. Como resultado final se produce una lámina hexagonal con un pequeño soporte de ensamblaje, teniendo un tamaño no mayor a una moneda de 25 centavos norteamericanos.

El ensamblaje completo consta de 137 articulaciones plegables. El soporte de ensamblaje, el cual también cuenta con sus propios pliegues, se encarga de realizar 22 dobleces del estilo origami teniendo como producto final un robot completamente funcional que se puede plegar y encender. Los ingenieros de Harvard han construido una abeja monolítica, llamada Mobee.

El candidato a doctor y uno de los co-autores de esta técnica, Pratheev Sreetharan dijo: “Esto toma lo que es un oficio, un proceso artesanal y lo transforma en producción en masa automatizada”.

¿Por qué alguien querría construir un montón de robots pequeños?, la meta del proyecto Mobee consiste en tener una flota de robots bio-inspirados que puedan comportarse de forma autónoma como una colonia, para diferentes propósitos de investigación, y así esta nueva técnica acelera drásticamente el ciclo de producción.

 

Vía PopSci