Twin Creeks, una empresa startup de energía solar, ha desarrollado una forma de crear celdas fotovoltaicas que cuestan la mitad del precio de las más baratas celdas de hoy, y por lo tanto al alcance de desafiar la hegemonía de los combustibles fósiles.

En la actualidad, casi todos los paneles solares se hacen por corte de 200 micrómetros de grosor (0,2 mm) de un bloque de silicio cristalino. Después, se les añade unos electrodos, se tapa con un vidrio de protección, y se deja en una zona soleada para generar electricidad mediante el efecto fotovoltaico (cuando los fotones chocan con el silicio, que excita los electrones y genera una carga). Hay dos problemas en este enfoque, casi la mitad del bloque de silicio se pierde cuando se corta en rodajas de 200 micrómetros, y en segundo lugar, los paneles seguiría funcionando igual de bien si fuera más delgada que 200 micrómetros, pero el silicio es frágil y propenso a agrietarse si es demasiado delgado.

Aquí es donde cañón Twin Creeks entra con su tecnología de cañón de iones, llamado Hyperion. Con un acelerador de partículas bombardeando con iones de hidrógeno, logra producir laminas de 20 micrómetros, que son también más resistentes y flexibles. Con esto logra una décima parte del grosor y con un desperdicio mucho menor, por lo que reduce el costo de producción de celdas solares a un 50%.

Los rayos de iones han sido considerados antes, pero los aceleradores de partículas eran simplemente demasiado caros para ser comercialmente viables. Esta es la innovación de Twin Creeks: Tuvo que hacer su propio acelerador de partículas que es “10 veces más potente” (100 mA a 1 MeV) que cualquier otra cosa en el mercado hoy en día.

Fundada en 2008, Twin Creeks destaca hoy en día con $ 93 millones de dólares en capital de riesgo, un producto único y un plan de negocios enfocado.

A diferencia de otros emprendimientos solares con nuevas técnicas de fabricación, Twin Creeks no tiene ningún interés en la producción de sus propias celdas, módulos y paneles. En su lugar, se va a dedicar en construir cañones de iones y vender las máquinas a cualquier compañía de energía solar.

Más información en: Technology Review