Se trata de un fármaco con un nombre prácticamente imposible de recordar, el oxaborole SCYX-7158, una esperanza para tratar la tripanosomiasis africana, más conocida como la enfermedad del sueño. Este fármaco está siendo el protagonista este mes de marzo en París de un ensayo clínico en adultos sanos para probar la seguridad y fiabilidad de dicho medicamento.

Desarrollado por la Iniciativade Fármacos para Enfermedades Olvidadas (DNDi), controlado con placebo, es un ensayo compuesto por tres etapas. En la primera se administrará una dosis oral ascendente; la segunda consistirá en la ingesta de comida con una dosis oral, para valorar la biodisponibilidad de SCYX-7158, y tercera, la administración de múltiples dosis orales ascendentes.

El objetivo es valorar la seguridad, tolerabilidad, farmacocinética y farmacodinámica de SCYX-7158 en hasta 120 voluntarios sanos. “Esto es un hito importante en nuestros esfuerzos para construir y mantener un importante línea de nuevos tratamientos oral contra la enfermedad del sueño”, ha declarado Bernard Pécoul, director ejecutivo de DNDi.

Todas las esperanzas están puestas en este medicamento que ha sido desarrollado gracias a una colaboración entre dicha empresa, Anacor Pharmaceuticals (Estados Unidos), SCYNEXIS (Estados Unidos) y con un consorcio en el que están incluidasla Pace University(Estados Unidos) y Swiss Tropical and Public Health Institute (Suiza).

Si la primera fase de supera con éxito, la segunda tendría lugar en países del África Subsahariana, donde 36 de estos países están amenazados por la enfermedad del sueño que mortal y no cuenta con tratamiento conocido.

¿En qué consiste esta enfermedad?

Es trasmitida por la mosca Tse-tse mediante picaduras que transmiten al ser humano unos parásitos letales, del género de los Trypanosoma. Estas moscas se encuentran en el África subsahariana y parte de África Central, sobre todo cerca de ríos y lagos y sólo ciertas especies transmiten la enfermedad.

La primera etapa de la enfermedad, conocida como fase hemolinfática, presenta ataques de fiebre, jaquecas, dolores de articulaciones y picazón. La segunda fase, conocida como fase neurológica, comienza cuando el parásito atraviesa la barrera hematoencefálica e invade el sistema nervioso central. En general esto ocurre cuando los signos característicos y síntomas se manifiestan: confusión, alteraciones de los sentidos y mala coordinación. La muerte súbita puede acabar con la vida del infectado. Las alteraciones del ciclo de sueño, lo que le da el nombre a la enfermedad, son una característica importante de la segunda etapa de la enfermedad.

Suramin, Pentamidine, Melarsoprol o Eflornithine son algunos de los medicamentos que palian actualmente la enfermedad pero no la curan y algunos producen dramáticos efectos secundarios en los aquejados de la enfermedad del sueño. El resurgimiento de la enfermedad del sueño desde la década de 1970 condujo ala OMSa reforzar su programa de tripanosomiasis humana africana. El objetivo es coordinar actividades en países endémicos y movilizar un amplio espectro de socios colaboradores.

El Programa de la OMS provee sustento y asistencia técnica a los programas nacionales de control. Una red conformada por países donantes, fundaciones privadas, ONGs, instituciones regionales, centros de investigación y universidades ha sido establecida para participar en la vigilancia y el control de la enfermedad y emprender proyectos de investigación para el desarrollo de nuevas drogas y herramientas de diagnostico

 

Fuente: saludigestivo