Si eres de los que nunca está contento con las velocidades Wi-Fi, puede estar seguro que los científicos están tratando de ayudar. Un equipo de investigadores japoneses acaba de romper el récord de transmisión inalámbrica de datos en el rango de terahercios, con una transferencia de datos 20 veces más alta que la mayoría de conexiones Wi-Fi actuales.

La investigación, se suma a la idea de que la banda “T-ray” (Teraherz), podría ofrecer enormes franjas de ancho de banda para la transmisión de datos. Esta banda se encuentra entre las regiones de microondas e infrarrojo lejanas del espectro, y actualmente no está regulada por los organismos de telecomunicaciones. Se utiliza principalmente para imágenes en contextos de investigación, ya que las ondas de terahertz penetran muchos materiales tan eficazmente como los rayos X, pero depositan una cantidad de energía mucho menor y por lo tanto causan menos daño.

Los investigadores de la Universidad de Tokio han logrado transferencias de 3 Gbps a través de una conexión inalámbrica a 542GHz, que cae dentro de la banda de 300 GHz-3THz que está clasificada dentro del espectro de terahertz. Esto duplica el récord anterior del fabricante de chips Rohm, que logró la transferencia de de 1,5 Gbps en una conexión  300 GHz.

Las velocidades se obtuvieron mediante el uso de un diodo de túnel resonante, o RTD. Este componente actúa como un oscilador, transmitiendo señales electromagnéticas a frecuencias muy altas ya que vibra. Este diodo se ha desarrollado especialmente para el proyecto, y sustituye a otros sistemas mucho más complejos como los láseres de cascada cuántica. También tienen la característica inusual de que el voltaje que producen a veces puede bajar a medida que la corriente se incrementa.

El ancho de banda tiene el potencial para soportar velocidades de datos hasta de  100 Gbps, pero sólo  funciona dentro de un rango de 10 metros.

Más información en: Electronics Letters