La empresa  quiere que la tecnología se adapte a los hábitos humanos y trabaja desde Israel en la creación de nuevas aplicaciones para mejorar la calidad de vida de las personas en el ámbito diario.

Justin Rattner, director tecnológico de Intel Corp, señaló que trabajan en pos de que los dispositivos imiten el cerebro humano y tengan la capacidad de “aprender” sobre sus usuarios.

“El aprendizaje mecánico es una gran oportunidad, puesto que a pesar de su nombre, los smartphones son dispositivos bastante tontos. Mi smartphone no se sabe nada más de mí desde que lo tengo”, agregó.

“Todos estos dispositivos deberán conocernos como individuos y tener la voluntad de hacerlo por sí mismos para estar a nuestra medida”, precisó.

La investigación, que es desarrollada en conjunto con el Instituto de Investigación para la Inteligencia Computacional y especialistas de la Technion en Haifa y la Universidad Hebrea de Jerusalén, tiene por objeto permitir nuevas aplicaciones, tales como computadoras portátiles pequeñas, que puedan mejorar la vida diaria.

“Por ejemplo, si un usuario deja las llaves del automóvil en casa, el dispositivo en la primera semana deberá recordarle donde los dejó y en la segunda semana le recuerda al usuario que tiene que recoger sus llaves antes de salir de casa”, explicó Justin Rattner. La compañía espera que dicha tecnología esté disponible en el mercado a partir de 2014.

Intel Corp ya está dando los primeros pasos para concretar sus intenciones, ya que está implementando con Adidas un dispositivo de señales digitales que permite saber las características de cada comprador y poder elegir las zapatillas más adecuadas para él.

Más información en The Economic Times