Un laboratorio de robótica desarrolla una unidad para ingresar a central dañada por el terremoto y posterior tsunami que afectó al país el 11 de marzo de 2011.

Se trata de un prototipo denominado “Rosemary”, el cual es del tamaño de una cortadora de pasto y es capaz de atravesar obstáculos gracias a sus cuatro patas, capaces de girar arriba y abajo para navegar por el terreno.

El robot, controlado desde una consola, es capaz de subir ángulos de 60 grados y puede transportar un peso total de alrededor de 132 libras. Cuenta con una cámara y un telémetro láser para determinar las condiciones del entorno, sus elementos internos están protegidos para evitar daños de la radiación.

El prototipo original del robot fue originalmente concebido para ser utilizado en los túneles del metro colapsados​​, pero finalmente hizo su camino a la dañada planta nuclear de Fukushima a la luz de la catástrofe.

El nuevo prototipo será probado por el Centro de Tecnología del Futuro de Robótica antes de ser enviado a Fukushima.

Más detalles en: Slashgear