Los de Cupertino están planeando abrir un centro de datos en el norte de Nevada, como parte del plan de la compañía para gastar mil millones de dólares en la zona por los próximos 10 años.

Además de analizar la propuesta de Apple, las autoridades locales deberán definir si aprueban o no las exenciones de impuestos a la compañía, los cuales ascenderían a 89 millones de dólares, y así empezar las obras a inicios de agosto.

Las nuevas instalaciones incluyen un centro de negocios y de compras en el centro de Reno y un centro de datos de los servicios informáticos de la nube de Apple al este de Sparks.

Según el director de la Oficina de Desarrollo Económico de Nevada, Steve Hill, la compañía eligió Reno debido a que la compañía quiere diversificar sus localizaciones, está más cerca del planificado centro de datos que se pretende edificar en Oregon y se ubica a cuatro horas de Cupertino.

Las exenciones de impuestos, de las cuales se hará cargo el gobierno local, permitirá reducir la carga impositiva de la compañía en un 79%. Pero a pesar de ello, las autoridades esperan recaudar unos 16 millones de dólares por los ingresos fiscales de Apple en los próximos 10 años si el acuerdo es aprobado.

Además, se estima que la presencia de Apple inyectará 343 millones de dólares en el área, con un máximo de 41 empleos a tiempo completo en el centro de datos y 200 empleados por contrato.

La construcción generaría otros 580 puestos de trabajo real en la zona, dejando un estimado de 103 millones de dólares para la región.

Más detalles en: Reno Gazzette-Journal