El equipo de Microsoft Connected Car publicó un reciente anuncio de empleos en la cual dio directrices sobre lo que pretende la compañía para su división de automóviles y la forma en la que busca complementarla con todas sus últimas plataformas tecnológicas.

El anuncio apunta que “para la próxima generación de Connected Car Plataform tenemos la intención de aprovechar toda la potencia del ecosistema de Microsoft, incluyendo Kinect, Windows 8, Windows Phone, Windows Live, Bing, Azure y Tellme”.

“La combinación de sensores de detección local, identificación de usuario, acceso a la nube, y traspaso de datos va a transformar los coches del futuro desde objetos pasivos en asistentes inteligentes para el conductor y sus pasajeros”, agrega el documento.

Para Microsoft Connected Car”, el nuevo coche conectado conocerá sus pilotos y podrán interactuar con ellos de forma natural a través del habla, los gestos y el seguimiento de la cara. Aprenderá sus hábitos y ofrecerá información personalizada y ayuda contextual de conducción para llegar a su destino lo más rápido y seguro posible. A través de un catálogo cada vez mayor de aplicaciones, los informar, los entretendrá y los mantendrá conectados con las personas y la información que les preocupan. Las posibilidades son infinitas”.

Esta intención se suma a lo logrado por el equipo Channel9 en marzo pasado, el cual mostró en una charla los resultados del Proyecto Detroit, un experimento para equipar un 1967 Ford Mustang Fastback con un conjunto de tecnologías.

En cuestión de meses se modificó el coche para incluir una aplicación con código de inicio y bloqueo remoto de Windows, una función de punto de acceso Wi-Fi, panel de instrumentos digital, Kinect en el asiento trasero, análisis de las estadísticas del coche desde la nube y una pantalla personalizable en la parte trasera del parabrisas.

Más detalles en: iStarted Something