El creador de Microsoft se mostró algo cauto en cuanto a señalar avances significativos en la lucha contra el VIH, por lo que no puede afirmar que el mundo ha “cambiado el rumbo” de la enfermedad.

Gates hizo estas declaraciones en el marco de la Conferencia Internacional sobre Sida que se celebra esta semana, reconociendo que ha habido un descenso en cuanto a los fallecimientos producto de este mal.

Para ello tomó las cifras dadas a conocer por Naciones Unidas que indicaron que las muertes en todo el mundo llegaron a 1,7 millones en 2011, frente a los 1,8 millones del 2010.

Pero esto significa que todavía está muriendo mucha gente a causa del sida, dijo el multimillonario y cofundador de Microsoft.

“¿Se puede ver el final del sida? No. ¿Tenemos las herramientas para acabar con ello? No”, dijo Gates.

Frente a ello, instó a los países más desarrollados a seguir entregando fondos para la investigación y el desarrollo de medicamentos para ir en ayuda de los más necesitados “a pesar de la dureza de ahí fuera”.

Según el informe de Naciones Unidas, los fondos para la prevención del VIH y su tratamiento alcanzaron un total de 16.800 millones de dólares el año pasado, con 8.200 millones de dólares procedentes de fuentes de riqueza internacionales, incluyendo a Estados Unidos, que donó casi la mitad de ellos.

Hasta el momento, la Fundación Bill y Melinda Gates ha entregado 2.500 millones de dólares en subvenciones para el sida y se comprometió a donar otros 1.400 millones de dólares a la Fundación Mundial para la Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria.

Para Bil Gates, la lucha contra el VIH debe centrarse en el desarrollo de vacunas para contener la expansión del mal y apuntó que se “están haciendo buenos progresos” en ese campo.