El gobierno, a través del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, anunciaron que las compañías Claro, Movistar y Entel se adjudicaron los tres bloques de frecuencia 4G.

La conexión de cuarta generación es la evolución de las redes 3G actualmente existentes en el país y son las cuales permiten la navegación web sin necesidad de conectarse vía Wi-Fi.

Con esto, el país contará con banda ancha móvil que será 10 veces más rápida que la velocidad ofrecida por 3G en Chile, la cual llega hasta 5 megabytes.

Para llevar a cabo las instalaciones de las redes a nivel nacional, las empresas tienen 12 meses y para equipar las 543 localidades aisladas obligatorias adicionales tendrán 2 años.

Sin embargo, existen en el país pocos dispositivos compatibles con la nueva red, ya que eran inutilizables ante la falta de opciones. Entre los pocos terminales que podrían sacar provecho a la velocidad 4G en Chile está el nuevo iPad.

Por su parte, equipos como el Samsung Galaxy S3 o el Galaxy Note solo cuentan con compatibilidad 4G en los EEUU y 3G en el resto del mundo.