Un científico francés creó un dispositivo que ayudará a las personas que han perdido la capacidad de mover sus extremidades a comunicarse a través del movimiento de los ojos.

El descubrimiento “proporciona una herramienta capaz de utilizar estos suaves movimientos de seguimiento (ocular) como un lápiz para dibujar, escribir o firmar en letra cursiva”, afirma el autor principal Jean Lorenceau de la Universidad Pierre y Marie Curie de París.

El sistema funciona a partir de los cambios de contraste ocular en la percepción del movimiento, para ello se fabricó un dispositivo con una serie de discos distribuidos en una pantalla sobre un fondo gris.

Estos círculos pueden cambiar su contraste a largo del tiempo, de manera que si el ojo está estático, los discos no se mueven, pero si se produce este movimiento del ojo, estos lo reflejan. De esta forma se puede seguir el movimiento del ojo y su velocidad y así poder convertir esta información en las letras y números dibujados.

El estudio logró descubrir que las personas pueden generar movimientos oculares suaves en forma intencional, ya que gracias a la pantalla visual, puede aprender a controlarlos.

“Uno puede imaginar que, a largo plazo, los movimientos oculares podrán ser utilizados de manera rutinaria en la interacción hombre-máquina”, señala el autor.