La nave de carga no tripulada Progress fue lanzada este jueves desde un cosmódromo en Kazajstán para luego acoplarse a la Estación Espacial Internacional tan sólo 6 horas más tarde, siendo la primera vez que se realiza tal acción en tan poco tiempo en la historia de la ISS.

Lanzado junto a un cohete ruso Soyuz, Progress 48 usó sus propios motores adicionales para impulsarse hacia la ISS en un corto periodo de tiempo.

Esta no es una maniobra totalmente novedosa, la NASA logró acoplar una nave a la sona Gemini el mismo día de su lanzamiento y Rusia también a hecho lo mismo. Sin embargo, se requieren cálculos muy precisos y un margen de error más estricto para lograrlo en sólo 6 horas.

Más detalles en: Gizmodo