En los próximos días entrará en operaciones la primera etapa de la planta industrial solar fotovoltaica más grande del país y Latinoamérica, ubicada en La Huayca, en pleno Desierto de Atacama.

El proyecto entregará a la minería de la región y a otras industrias una potencia máxima de 1,4 Megawats (MW) de energía solar, la que podrá llegar hasta 25 MW con expansiones previstas para los próximos años.

GE Energy Management suministra dos inversores fotovoltaicos optimizados para los requisitos específicos de Saferay y las condiciones ambientales de la región. GE también provee materiales y equipos eléctricos, incluyendo paneles de control de media tensión y transformadores a través de su unidad de negocio GE Industrial Solutions.

“La política del Gobierno de Chile es que la industria reciba el 20% de su energía a partir de fuentes renovables para el año 2020. Esto significa que esta planta tiene que funcionar de manera confiable y eficiente a largo plazo”, destacó Juan Fernández, encargado de la administración del proyecto de Saferay.

La primera etapa de la planta, que comenzará a operar con un total de 5.835 paneles solares instalados, permitirá generar energía suficiente para proveer de electricidad a toda la zona de Pica y parte de Pozo Almonte.