La compañía de Corea del Sur se está preparando para mostrar dos de sus nuevas pantallas flexibles en el marco de la próxima edición de CES 2013, una de las cuales es una pantalla de smartphone y el otro es una pantalla de TV de 55 pulgadas.

Esta no es la primera vez que hemos oído hablar de las pantallas flexibles de la compañía coreana. Ya en marzo, la empresa anunció que eventualmente produciría en masa estas pantallas flexibles para sus dispositivos.

La pantalla del smartphone mide en menos 5,5 pulgadas y tiene una resolución de 267ppi de 1280 x 720 de alta definición. La pantalla grande TV, por su parte, cuenta con 55 pulgadas, pero no se han dado mayores explicaciones sobre su resolución.

A pesar de que las pantallas se dicen que son flexibles, no pueden ser enrolladas, que es uno de los eventuales objetivos que Samsung mantiene en mente.

Además de crear el material que se convierte en la sustancia principal de la pantalla, los laboratorios de la empresa también deben desarrollar el panel táctil y la tapa del objetivo, los dos componentes que conforman una pantalla.

A principios de este año cuando Samsung confirmó que planeaba producir en masa estas pantallas, el período de tiempo que se dio para que empezáramos a ver estos dispositivos fue a finales de 2012 o principios de 2013. Si bien no hay teléfonos celulares con pantallas flexibles en el mercado, las pantallas que serán presentadas en CES se ajustan al esquema de tiempo de Samsung.

Varias patentes conseguidas por Samsung en marzo pasado muestran los planes de la compañía sobre las pantallas flexibles. Una patente demostró una pantalla horizontal enrollable, la cual puede abrirse como un rollo de película, como una forma de proveer pantallas más grandes para dispositivos pequeños.

Otra patente demostró una pantalla que se despliega como un libro, que tal vez se podría utilizar en un e-reader.

Más detalles en: Slashgear