En términos de enfermedades y comportamiento humano, siempre hay teorías que relacionan el consumo de algún alimento con la consecuencia de algún problema de salud o bien frente a la exposición de determinados elementos químicos. En este caso, otra vez la bebidas dietéticas salen al ruedo.

Ahora no sólo estas bebidas pueden causar más obesidad a largo plazo según un estudio anterior, sino que también su consumo puede estar fuertemente relacionado con el desarrollo de la depresión en ciertas personas.

Así al menos lo confirmó un estudio de la Academia de Neurología de San Diego, Estados Unidos, el cual arrojó que efectivamente las personas que beben más productos dietéticos, tienden con mayor facilidad a tener depresión posteriormente. Aunque el café, es uno de los bebestibles que produce el efecto contrario.

La investigación consideró a 260 mil personas de entre 50 y 71 años, quienes fueron estudiadas por unos 10 años, vale decir, las evaluaron antes de comenzar y luego del transcurso del tiempo, encontrándose que de las 260 mil personas, 11.300 de ellas fueron diagnosticadas con la enfermedad, siendo ellos parte de los que consumían mucha bebida dietética.

Específicamente, quienes tomaban más de cuatro vasos de alguna bebida dietética al día, presentaban un 30% adicional de probabilidad de desarrollar depresión, mientras que los que consumían menos de cuatro vasos, tenía un 38% más de posibilidades que los que no tomaban ninguna gaseosa o jugo con azúcar o dietético.

Por el contrario, de los investigados, los que consumían más de cuatro tazas de café diariamente, tenían menos probabilidad de desarrollar la enfermedad. De hecho la cifra era del 10%, por lo que las recomendaciones son evidentes – aunque la depresión puede deberse a otros factores también-, pues se debe consumir menos bebidas, jugos o helados dietéticos y cambiarlos por bebestibles sin azúcar por completo, junto con tomar algo más de café.

Vía BBC