Como los antiguos marineros, estos insectos se valen de la luz de la Vía Láctea para ir en línea recta.

Una investigación de la Universidad de Lund, en Suecia, reveló que el llamado escarabajo pelotero es capaz de orientarse con las estrellas de la Vía Láctea para poder transportar su bola de estiércol a un lugar seguro en medio de la sabana africana.

El hallazgo se hizo luego de advertir que estos animales describían una línea perfectamente recta durante la noche, mientras transportaban su fétido tesoro a través de suelos africanos, esto a pesar de que la noche estuviera sin luna.

Pese a ello, se puso atención en que durante las noches nubladas, cuando no se veían las estrellas, a estos insectos les costaba mucho más orientarse y sus movimientos eran más bien erráticos. “Esto nos llevó a pensar que los escarabajos podían explotar el cielo estrellado para poder orientarse”, señaló la dra. Marie Dacke, de dicha casa de estudios.

Así, se desarrolló un experimento en una reserva ecológica en Sudáfrica, el que consistió en poner pequeñas tapas de cartón para alterar su campo visual, además de ponerlos en un escenario circular tapado con un paño negro con la finalidad de eliminar todo punto de referencia. De esta forma, los escarabajos pasaron de demorarse 40 segundos en llevar una bola hacia un determinado lugar, a completar la misma tarea en 124 segundos mientras se dedicaban a deambular sin un rumbo claro.

Pero no todo queda ahí, pues también se descubrió que el escarabajo puede solamente orientarse con la Vía Láctea, pues el resto de las constelaciones poseen una luz demasiado tenue para los ojos de estos pequeños habitantes de la sabana.

“Este hallazgo representa la primera demostración convincente de la utilización del cielo estrellado para la orientación en los insectos”, señaló un paper de los científicos publicado en la revista Current Biology.

Hasta antes del estudio, se sabía que únicamente el ser humano, las aves y las focas eran capaces de orientarse de esta manera.

Vía Daily Mail