Beijing sigue viento en popa con su programa espacial y ya agendó para la segunda mitad del próximo año el envío de una sonda al satélite de la Tierra para recavar información y datos de la superficie.

Este es el próximo paso de China de cara a la construcción de una estación espacial y al envío de un hombre a la Luna en 2020.

En 2007, la agencia estatal china mandó su primer módulo orbital, el “Chang’e One orbiter”, que tomó imágenes de la superficie y analizó la distribución de los elementos.

Tras lanzar su primera sonda a la Luna, China enviará una misión espacial que apuntará a obtener muestras de suelo lunar y piedras lunares en 2017. Además, los científicos chinos han hablado de la posibilidad de enviar un hombre a la luna después de 2020.

El transbordador espacial chino “Shenzhou 9” regresó a la Tierra el mes pasado, dando por concluida una misión en la que se ha puesto a la primer mujer china en el espacio y que ha completado un test crítico de cara a su objetivo de construir su estación espacial en 2020.