Científicos de la Universidad de Cataluña hallaron el esqueleto de un elefante de hace 100.000 años, lo cual fue calificado como “un hallazgo excepcional”, dado su carácter inédito.

Los restos fueron encontrados en la llamada Cueva del Rinoceronte de Castelldefels y pertenecen a un mamífero ejoven, seguramente menor de 7 años.

La excavación está dirigida por el Grupo de Investigación del Cuarternario y se centra en una zona en la que también se han desenterrado otras especies, como restos de tortuga mediterránea.

La Cueva del Rinoceronte es un yacimiento paleolítico con una secuencia cronológica que abarca desde hace 200.000 años hasta 80.000, con numerosos restos de fauna característica de un periodo interglacial.

La cavidad está seccionada verticalmente, dividida en diversos estratos, y los investigadores creen que funcionó como un refugio de animales carnívoros hasta donde éstos llevaban sus presas.

En las capas superiores de la cueva está documentada la presencia “más esporádica” de neandertales, en lo que constituye hasta el momento la constancia de la presencia humana más antigua en el macizo del Garraf.