Obtén el mayor rendimiento con los menores recursos posibles en tu trabajo, vida diaria y familia con la productividad y sus principios básicos de ejecución.

Cuando hablamos de productividad, nos referimos a la capacidad de cumplimiento en el menor tiempo posible y con pocos recursos, para garantizar ganancias e inversión (a nivel general), sin embargo, se debe tener en cuenta que la disposición, el tiempo y la calidad toman categoría en esta importante acción del día a día del Ser Humano.

¿En algún momento te ha pasado que necesitas ir más a prisa?, o ¿que lamentablemente no tuviste oportunidad de hacer más por falta de tiempo o dinero?

La productividad te asegura un estudio previo que garantiza una visión amplia de tu objetivo y, por ende, una sólida meta que se puede ver reflejada en poco tiempo.

La vida diaria

Todos en la vida diaria hacemos distintas actividades y rutinas que nos favorecen en pro de cumplir con las expectativas, o tener un mejor porvenir en algún rol; siendo así, hay diferentes aspectos a tomar en cuenta en función a las diferentes vicisitudes que se pudiesen presentar y que desde la productividad se pueden manejar:

Acortar Tiempos de Distancia: El tiempo es un factor predominante para ir desenvolvernos dentro de las actividades planteadas, sin embargo, hay situaciones que ocupan mucho más del tiempo previsto y perjudican el plan inicial. A través de la productividad se pueden utilizar mecanismos alternos, como separar las distancias más cercanas y las más lejanas, de manera de procurar obtener el mayor beneficio en un corto tiempo determinado.

Diario: El diario es una excelente opción, y es bien sabido que el anotar provoca la seguridad que tu mente muchas veces no te brinda, siendo así, hacer listas jerárquicas y tener diversos colores escritos en el aseguraría tener una productividad acorde y un sano uso de tu memoria (en el día a día).

Bloques de Actividades: Todo empieza y termina por un orden lógico de prioridad. Hacer una lista de un número determinado de actividades en función a cumplir en una serie de minutos, horas o tiempo fijo asegurara mejores resultados, puesto que, se está llevando a cabo un estudio previo que permite asegurar el cumplimiento de las tareas en el tiempo determinado.

Por otra parte, encontramos en la vida laboral una cantidad indeterminada de productividad mal ejecutada que interrumpe y desagrada en función de no cumplir con mandatos y exigencias, por tanto, les traigo los datos más importantes de Productividad en la vida laboral.

La vida laboral

Objetivos Realistas: Existen metas a corto, mediano y largo plazo con respecto a objetivos personales y laborales, por tanto, los establecimientos de las competencias realistas tienen que ver directamente con establecer tiempos a mediano plazo (3 meses) y objetivos que vayan en función a ser cumplidos en ese tiempo y que generen impacto en las organizaciones.

Competencias de Líder: Todo líder trabaja en función de masificar criterios y ganar liderazgo en relación a sus mandatos, por tanto, hacer de tus competencias una atractiva petición que genere simpatía podrá convertirse en una excelente gestión organizacional.

Reconocer Fallas y Bendiciones: Dentro del campo profesional son múltiples las luchas de saberes y poderes en función a ganar posicionamiento, por tanto, el reconocer con humildad cuales se han tenido y que otras situaciones nos benefician, es un punto positivo para poder unir fuerzas en relación a gestionar rápidamente las directrices dadas.

Hay que reconocer, por otra parte, que el hombre actual busca extender su crecimiento ahorrando en tiempo, más no en calidad. Las diversas tareas del día a día, así como las responsabilidades obtenidas, son un plus importante para reconocer que los cambios se generan a través de la ausencia de componentes que nos faciliten los procesos, pero manteniendo la rapidez y fluidez en todo momento.

Por esto, traemos algunas interrogantes que podrían servirte de guía para calcular

¿Cómo está mi Productividad?

¿Ser productivo y ser eficiente es tarea de todos?

Cuando se habla de ser eficiente, se dice que es aquella persona que cumple con los requerimientos mínimos exigidos para la labor encargada, sin embargo, al hablar de productividad estamos contemplando el dinamismo, acortar presupuesto y obtener la mejor calidad posible.

Por tanto, la tarea de todos es promocionar en nuestros círculos sociales a la productividad como un mecanismo de mejora y reinvención del hombre – mujer de hoy día; sin embargo, es un proceso de decisión personal el contemplar ser o no productivo.

¿Es posible ser productivo en el trabajo?

Sí, siempre y cuando haya un conocimiento de todo lo que llevaras a cabo en tu día a día, siendo organizado y manejando asignaciones de manera balanceada en las horas de trabajo.

¿La productividad genera estrés o ansiedad?

No, te libera de ellas, pues te muestra que muchas cosas se pueden hacer en poco tiempo y con pocos recursos.

¿Ser productivo es sobresalir en la vida diaria?

La productividad tiene un componente personal y otro social. Esta última trata con la mayoría de los empleos laborales y el personal se delimita en base a la organización, estructura y tiempo; sin embargo, sobresale aquel o aquella que es constante, seguro y dinámico.

¿Con la productividad, se nace o se hace?

Se hace. Es importante tomar en cuenta que cualquier persona bajo sus competencias básicas puede llegar a ser productivo, solo hace falta intención y constancia.

¿La productividad se mejora?

Sí, se mejora, se perfecciona y se disminuye. Lo importante en todo esto es reconocerlo y saber lo que se está haciendo en el momento justo y necesario.

¿La productividad es un término global?

Sí, engloba diferentes términos laborales como economía, rendimiento, eficacia, eficiencia. Entre otros, sin embargo, es invaluable la capacidad de respuesta que se desprende a partir de este término. En los últimos años ha crecido mucho.

La productividad por otra parte es un canal regular para gestionar vidas saludables y huir a el estrés del día a día. Las estructuraras hechas a partir de la motivación, optimismo y dinamismo surgen como una necesidad de dar respuesta clara a la potencialidad y utilidad de la productividad en la vida diaria del ser humano.

Reconocer las potencias para ser productivos es la primera tarea…

Todo ser humano se inclina hacia una tendencia de su agrado; como, por ejemplo: pintar, bailar, cocinar, trabajar, reír, comer; entre otras, estas hacen del hombre un ser multi-emprendedor y con grandes dosis de dinamismo para el deleite de saber reconocer sus gustos y preferencias.

Por otra parte, luego de reconocer la labor que más gusta y la que podría hacer con facilidad, lo ideal sería ponerla en marcha en función a la productividad.

Comenzar de a poco… será mucho en el mañana…

Los pasos iniciales a la productividad te harán evaluar tiempo, costo, innovación, personalidad, tolerancia a la frustración y, por último, la constancia que puedes tener en este tipo de procesos paulatinos; por ende, luego de la evaluación, ejecución y puesta en marcha de la productividad en pequeños espacios en tu vida, podrás evaluar cuál es el paso a seguir o cual sería la relación ganancia – perdida de lo ejecutado hasta ahora en el día a día y en el ambiente laboral.

La productividad tiene literatura y documentos de referencia…

Los avances actuales acerca del termino en literatura y acción es muy variada. Hoy día autores reconocidos como Walter Riso (2013) le otorga una generalidad cognitiva al hecho de ser productivos a través del pensamiento estratégico y con énfasis en la cognición (Comprensión) de todo lo que nos rodea en espacio, tiempo y lugar.

En términos generales, la productividad se conoce por ser un valor agregado en la vida laboral, familiar y personal de un ser humano; sin embargo, es importante mencionar que así como la productividad se le atribuye éxito en gestiones a nivel general, la motivación al logro también es un apartado importante.

La iniciativa es importante:

Normalmente, las personas se preguntan ¿Cómo comenzar en el mundo de la productividad? ¿Cómo puedo ser productivo?; dichas preguntas tienen una respuesta estable y concisa.

El punto de inicio para ser productivo es trabajar en función de llenar tus expectativas como persona y no las netamente prudentes según la acción que realices.

Se necesita de un trabajo personal, asertivo y operativo para llevar la productividad a un nivel donde no se ha llegado ni se pretende llegar hasta ahora; por tanto, lo importante inicialmente es obtener información, saber utilizarla y centrar las fuerzas en completar las tareas.

La productividad es el motor que puede hacer que tu pensamiento libere el éxito que planificaste para ti. Cree – Crea y Crece en función de conocer y saber darle forma a las oportunidades que se presenten evaluando como primer punto ¿cuál es su margen de productividad?

¿Y Tú? ¿Eres Productivo?