A principios de esta semana, tanto Huawei como ZTE fueron acusados ​​de prácticas de espionaje a favor del gobierno chino, por lo que las autoridades de EEUU recomendaron a las empresas locales abstenerse de utilizar cualquier tipo de hardware de las involucradas.

Por supuesto, ambas empresas negaron las alegaciones, pero Huawei está recibiendo un nuevo golpe está vez de Canadá, ya que Ottawa tiene planes de implementar una red de comunicaciones gubernamentales que involucra llamadas telefónicas, correos electrónicos y servicios de centros de datos.

Canadá iba a incluir a Huawei para ayudar con la iniciativa, pero después de escuchar las demandas contra el fabricante de dispositivos chino, está pensando en excluirlos del proyecto.

Huawei en realidad ha estado haciendo muy bien en Canadá. En 2008, se adjudicó un contrato para construir redes de Telus Corp y Bell Canada, y la empresa incluso recibió 6.6 millones de dólares de subvención de Ontario para invertir en investigación y el desarrollo.

El Comité de Inteligencia de EEUU advirtió a las compañías canadienses no hacer negocios con Huawei, ya que apuntó que China podría estar utilizando equipos fabricados por Huawei para espiar determinadas comunicaciones y amenazar los sistemas críticos a través de enlaces computarizados.

Más detalles en: Slashgear