Quienes no tienen un coche automático saben las vicisitudes con las que hay que lidiar a la hora de aprender a conducir uno manual, y muchas veces los gritos del familiar o instructor de turno no surten el efecto que ellos esperan.

Para aprender de una manera un poco más didáctica, Zack Nelson, un joven ingeniero de Ford, creó una palanca de cambios inteligente, que ayudará a que el proceso de pasar marchas sea un poco más fácil para los neófitos tras el volante.

Se trata de un pomo impreso en 3D que funciona con un procesador de Xbox. Mediante conexiones con el motor, la palanca vibra cuando es necesario pasar un cambio, esto, además, pudiendo configurarlo para obtener rendimiento de combustible, o bien, de velocidad en el vehículo. Todo esto se complementa con una pantalla led que informa en que marcha se maneja.

El dispositivo, para cuya creación se utilizó una plataforma electrónica de código abierto de Ford, aún es un prototipo, y aún no se sabe cuándo se lanzará al mercado.