La ciencia avanza y cada día nos encontramos con buenos y curiosos descubrimientos. Es el caso del que acaban de hacer los investigadores del Departamento de biología molecular del Instituto Tecnológico de Corea del Sur, quienes acaban de encontrar la fórmula con la que la bacteria E.Coli produciría gasolina o específicamente un hidrocarburo que es prácticamente idéntico.

Por supuesto, se trata de una modificación de la bacteria E.Coli, la cual es capaz de alimentarse de la glucosa de cualquier planta o semilla, para luego generar, como residuo, este hidrocarburo casi idéntico a la gasolina. Ahora, lamentablemente, aunque este descubrimiento sea esperanzador, cabe subrayar que esta variante de la E.Coli necesita alimentarse de grandes cantidades de glucosa recién para generar un poco de gasolina, sin embargo no cabe duda que este es un gran paso para un próximo descubrimiento de un sustituto de la gasolina que sea más barato.