El transbordador espacial fue instalado en la pista de aterrizaje del portaaviones “Intrepid”, sede del Museo del Aire y el Espacio de la Gran Manzana, y que está ubicado en un muelle de Manhattan.

La nave fue posicionada en un pabellón, a una altura de tres metros, lo que permitirá a los visitantes caminar alrededor y por debajo del transpordador, además de subir a una plataforma cerca de la nariz de la nave para obtener una visión panorámica.

La NASA presentará un efestival espacial con motivo de su apertura al público, el cual contará con exhibiciones y exposiciones educativas.

Tras el término del programa espacial de vuelos tripulados, la flota de transboradores fue retirada de servicio en julio de este año.

Por su parte, el Enterprise corresponde a un prototipo construido en 1976 y sólo fue utilizado para vuelos de prueba, y ya tuvo su despedida a fines de abril cuando sobrevoló los rascacielos de Manhattan y la Estatua de la Libertad.

De la flota de cinco transbordadores, dos resultaron trágicamente destruidos, el Challenger en 1986 y el Columbia en 2003, cobrando la vida de 13 astronautas.

Por su parte, el Discovery fue al Centro Steven F. Udvar-Hazy, anexo del Museo Nacional del Aire y del Espacio en Virginia, el Endeavour se encuentra en el California Science Center en Los Ángeles y el Atlantis fue llevado al Centro de visitantes del Centro Espacial Kennedy en Florida.