Investigaciones previas publicadas a principios de este año , mostraron que era posible reducir la carga de las células dañadas, lo que se conoce como células senescentes, y prolongar la vida útil y mejorar  la salud, incluso cuando el tratamiento se inicia en la vejez.

Ahora han demostrado que el tratamiento de ratones de edad adulta con el producto natural Fisetin, que se encuentra en muchas frutas y verduras, también tiene efectos positivos significativos en la salud y la vida útil.

La senescencia es un mecanismo supresor de tumores que se activa en las células estresadas para evitar la replicación del ADN dañado. Se ha demostrado que las células senescentes desempeñan un papel causal en el manejo del envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad utilizando enfoques genéticos y farmacológicos.

A medida que las personas envejecen, acumulan células dañadas. Cuando las células llegan a un cierto nivel de daño, pasan por un proceso de envejecimiento propio, llamado senescencia celular. Las células también liberan factores inflamatorios que le dicen al sistema inmunológico que limpie las células dañadas. El sistema inmunológico de una persona más joven es saludable y puede eliminar las células dañadas.

Pero a medida que las personas envejecen, no se eliminan tan efectivamente. Por lo tanto, comienzan a acumularse, causan niveles bajos de inflamación y liberan enzimas que pueden degradar el tejido.

Robbins y otros investigadores encontraron que un producto natural, llamado Fisetin, reduce el nivel de estas células dañadas en el cuerpo. Encontraron esto tratando a ratones de edad adulta con este compuesto y observaron mejoras en la salud y la vida útil.

Estos resultados sugieren que podemos extender el período de salud, denominado vida media, incluso en el final

Dijo un autor. “Pero todavía hay muchas preguntas que abordar, incluida la dosis correcta, por ejemplo”.

Siempre hubieron limitaciones clave a la hora de descubrir cómo actúa un medicamento en diferentes tejidos en diferentes células dentro de un cuerpo que envejece.

Los investigadores no tenían una manera de identificar si un tratamiento en realidad estaba atacando a las células que son senescentes, hasta ahora.

Bajo la guía de Edgar Arriaga, profesor del Departamento de Química de la Facultad de Ciencias e Ingeniería de la Universidad de Minnesota, el equipo utilizó la tecnología de citometría de masas, aplicándola por primera vez en la investigación del envejecimiento.

“Además de mostrar que el medicamento funciona, esta es la primera demostración que muestra los efectos del medicamento en subconjuntos específicos de estas células dañadas dentro de un tejido determinado”. Dijo Robbins.

Más información: eBioMedicine