General Motors anunció que está trabajando en una manera de utilizar Wi-Fi Direct para alertar a los conductores sobre la presencia de peatones en el camino y así evitar atropellos.

Wi-Fi Direct es una nueva tecnología que está empezando a ser implementada en muchos smartphone y permite que los teléfonos se comuniquen entre sí directamente, es decir, sin la necesidad de un hotspot o torres de telefonía celular.

GM ya había anunciado previamente que estaba buscando usar esta tecnología para permitir a los coches que se comunican entre sí alertar sobre accidentes o peligros del camino.

La gran ventaja de la tecnología Wi-Fi Direct es el tiempo necesario para que dos dispositivos se conecten, sólo un segundo, y los sistemas convencionales tardan siete u ocho segundos. Dado que la tecnología funciona hasta un máximo de 600 pies de distancia, los conductores obtendrían una amplia advertencia de la presencia de un peatón, lo que permitiría una acción evasiva.

GM está apostando claramente que Wi-Fi Direct se convertirá en la corriente principal en los próximos años y quiere aprovechar las facilidades que ofrece.

La automotora apunta a la creación de aplicaciones específicas para las personas con mayor riesgo de ser atropelladas mientras se trasladan a sus puestos de trabajo, como mensajeros en bicicleta o trabajadores de la construcción.

GM también dice que está buscando integrar la nueva tecnología con otras como los sensores de visión de radar o infrarrojos para que los coches del futuro sean más seguros.

Más detalles en: GM