El sistema operativo de Microsoft presenta un malware llamado Zbot.CQZ que modifica el registro del sistema del computador, permitiendo que se convierta en parte de una botnet y se conecte a sitios maliciosos vía remota.

Este troyano se puede descargar a través de alguna aplicación P2P o manual por el usuario, o tal vez incluso inadvertidamente mientras el usuario navega por sitios web maliciosos.

Se copia en el sistema con el nombre TapiSysprep.exe, que no es un fichero legítimo por lo que, si se encuentra, “se debe borrar automáticamente”.

Durante el proceso de instalación, el troyano modifica el registro de Windows para asegurarse de que está conectado a internet y que se ejecuta cada vez que arranca Windows. Una vez infectado el equipo, el atacante remoto podrá tomar control total sobre la máquina infectada.

Para evitar ser infectado, se recomienda evitar visitar páginas de “origen dudoso”, que abran muchas ventanas emergentes, con direcciones “extrañas” o con aspecto poco fiable. Además, es aconsejable mantener actualizado el navegador y el sistema operativo con los últimos parches publicados y tener instalado un antivirus actualizado en sus sistemas.

Sin embargo, Windows no es el único sistema que ha estado en la mira de los hackers, ya que también se logró identificar un importante fallo de seguridad en Android, que permite a los piratas informáticos borrar los datos del teléfono e incluso deshabilitar la tarjeta SIM del mismo.

Algunos fabricantes, como Samsung, ya han solucionado este fallo de seguridad mediante una actualización de software.

No obstante, se recomienda a todos aquellos usuarios que no hayan recibido dicha actualización o cuyo operador aún no la haya publicado, instalar uno de los múltiples programas disponibles en Google Play denominados dialers y comprobar previamente su confiabilidad antes de instalarlo.