Jack Houston and the Necronauts es un título de aventura realizado por la misma persona que, en su tiempo libre, está trabajando en un juego de aventura sobre Han Solo. La iniciativa estaba en la plataforma Kickstarter, por lo que una vez cumplida la meta de financiación, era hora de desarrollarlo.

Hasta que algo ocurrió. Algo que debería servir como una advertencia para cualquiera que ponga sus esperanzas en el servicio.

La forma en que esto funciona es que cuando alguien promete dinero, es sólo eso, una promesa, y todavía no se concreta ninguna transacción. Eso no ocurre hasta que el desarrollador cierra la campaña y busca el efectivo en la opción “cash in”. En el caso de las donaciones, hay muchas razones por las cuales a veces están no se concretan, pasando por falsas promesas a “cheques rebotados”.

Cuando Stacy Davidson, desarrolladora de Jack Houston, fue recientemente a “cash in, se encontró que una de las promesas más importantes, de 10 mil dólares, no había llegado. Lo que le hizo caer de nuevo bajo su meta.

Ahora está la creación de los pagos privados para cubrir la brecha, pero si el drama nos recuerda una cosa, es la siguiente: Kickstarter puede parecer fantástico, ya que elimina la necesidad de los editores, y todas las interferencias que se pueden ejercer sobre un juego, pero no asegura las transacciones de los dineros prometidos.

Más detalles en: Kotaku