Según las mujeres niponas, la adicción a los juegos de video es una de las principales causales para pedir la disolución del matrimonio, sólo superada por la infidelidad, el mal uso del dinero y el alcoholismo.

De acuerdo con una encuesta realizada a 721 féminas, el estar frente a una pantalla disfrutando de las bondades del Xbox 360, PlayStation 3, Nintendo Wii o los juegos en PC son una causal más que valida para separarse.

La consulta fue realizada en un rango etáreo que comprendió a adolescentes hasta miembros de la tercera edad, siendo la mayoría de las encuestadas esposas de 30 a 40 años.

Las tres razones principales para divorciarse son la infidelidad, el gastar demasiado el dinero y el alcoholismo, mientras que la adicción a los videojuegos superó a alternativas como “ayudar en la limpieza” o “llevarse bien con los padres”. A esto se suma que las mujeres también validan como opción para dejar a su esposo el “navegar por internet todo el día”.